sábado, 15 de marzo de 2008

Encuentran al asesino de El Principito


¿Quién no ha leído El Principito en sus días de infancia o ha recibido la calidez de sus palabras cuando alguien lo leía en las aulas escolares?
Saint Exupery, el autor, se inspiró en sus vuelos en avión. El 31 de julio de 1944 despegó de su base en la isla de Córcega para una misión de reconocimiento a bordo de un avión "Lightning P38", pero nunca regresó.
Ahora nos enteramos que un alemán, Horst Rippert, de 88 años, ha reconocido ser el autor de los disparos que abatieron el avión que dirigía el literato francés Antoine de SaintExupéry en 1944 y cuyo cadáver nunca ha sido encontrado.

Esta noticia que ha aparecido también en EFE me ha conmovido por los lazos que uno siempre mantiene con sus días más felices.

La noticia aquí:

El alemán Horst Rippert, de 88 años, ha reconocido ser el autor de los disparos que abatieron el avión que dirigía el literato francés Antoine de SaintExupéry en 1944 y cuyo cadáver nunca ha sido encontrado.

El hombre lo ha declarado al diario "La Provence" que publica hoy el final de esa incógnita, gracias al trabajo de investigación llevado a cabo por dos franceses, un submarinista y un experto en búsqueda de aviones perdidos durante la guerra.

SaintExupéry despegó el 31 de julio de 1944 de su base en la isla de Córcega para una misión de reconocimiento a bordo de un avión "Lightning P38", pero nunca regresó.

En 1998 un pescador halló entre sus redes una pulsera que perteneció al autor de "El Principito" y seis años más tarde fueron encontrados restos del avión frente a las costas de Marsella pero no fue aclarado el caso.

"Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a SaintExupéry", dijo Rippert cuando fue localizado por los investigadores franceses, según el diario.

El piloto alemán llevaba dos semanas de servicio en la costa sur de Francia cuando en la mañana del 31 de julio de 1944 identificó un "Lightning 38" y se dirigió hacia el aparato.

Según el relato que ha hecho, Ripper siguió al avión francés y le alcanzó con varios impactos, tras lo cual vio que caía sobre las aguas, pero no se percató de qué había ocurrido con el piloto.

"Fue después cuando supe que era SaintExupéry. Yo esperaba que no fuera él, porque en nuestra juventud todos habíamos leído sus libros y los adorábamos", ha explicado el hoy octogenario Rippert, que tras la Segunda Guerra Mundial fue periodista en la cadena de televisión ZDF.

1 comentario:

Principito dijo...

interesante,

pero al final son cosas que pasan...