domingo, 27 de abril de 2008

El comisario "Cucho"

Agustín Haya de la Torre, Cucho entre sus amistades, no puede caer en el triste papel de ser un simple comisario político, a la usanza soviética, del gobierno de García.
Su reciente carta a APRODEH, en la cual la emplaza a rendir cuentas "en menos de 48 horas", es un ejemplo de la intolerancia en que se desenvuelve el gobierno del señor Alan García.
Agustín Haya, por segunda vez y por intentar hacerse querer por los apristas, obedece ciegamente a sus mandados, arruinando su trayectoria política.
Ya antes Agustín Haya, presionado por los apristas, lideró utilizando indebidamente a la prestigiada agrupación Foro Democrático, una campaña antidemocrática que buscaba la vacancia del presidente Toledo. Repartía calcomanías que decían "No lo Toledo" y que poquísimos autos se animaron a colocar. Pero el hecho antidemocrático estaba allí, y nadie en el gobierno del presidente Alejandro Toledo, se animó a exigirle cuantas a Agustín.
Este deseo de "hacerse querer" por el APRA nace en el hecho que Agustín Haya de la Torre cuando diputado de Izquierda Unida lideró la investigación contra Alan García en los sucesos del Frontón y lo encontró culpable. Inclusive Agustín escribió un libro con detalles de la intervención de las altas autoridades en ese momento en los nefastos sucesos de la masacre del Frontón.
Amigos apristas me cuentan que eso jamás fue perdonado por Alan García, de allí el hecho de condenar a Agustín a un puesto de tercer nivel, con lo cual García de paso, sibilinamente, humilla al gran apellido que lleva. Sin embargo esto no parece molestar a Cucho, quien insiste en hacer el papel de censor político a partir de la cooperación internacional. Cucho pareciera ignorar que lo mismo hacen otros regímenes autoritarios, de derecha e izquierda, alejándose del sentido democrático.
Cucho Haya de la Torre debe dejar de imitar a García dejándose aconsejar por periódicos como Correo. Cucho Haya de la Torre, que tiene formación y visión política, debe dejar de seguir haciendo este triste papel y si tiene algo de dignidad renunciar cuanto antes a la APCI.

6 comentarios:

SaiwaAwatiri dijo...

Que triste el papel que le ha tocado a Agustin desempeñar en este gobierno. Creo que pasara a la historia del olvido con este papel.

Anónimo dijo...

Cucho Haya de la Rosa se ha convertido en un monigote de Alan García, en un pobre diablo.

Anónimo dijo...

Por si no lo conocen yo sí porsiacaso Cucho Haya de la Torre siempre ha sido lo que Luis Passara llama la medianía de la izquierda. Ahora está en el partido que lo merece el APRA, un partido tramposo, corrupto y mediocre.

James dijo...

Ya son mas de 10 amigos que se desaniman a seguir una maestria donde dicta el señor Haya de la Torre en la UNMSM. La Decana de America pierde penosanente gracias a la presencia de un titere del gobierno, es que muchos creen que su imagen devaluada le resta credibilidad y prestigio a la unidad de Posgrado de la facultad de Ciencias Sociales.

El Incisivo dijo...

bueno, cucho haya milito en trinchera roja me parece, y fue candidato a una vicepresidencia junto a barrantes el 85, ese mismo que lo dejo entrar a la presidencia sin ir a segunda vuelta...... por demas esta decir que mas que premio es un castigo, por que sabiando ALAN que la mayoria de sus compañeros excaviares tienen ong´s lo manda a enfrentarse con ellos.

haber si visitas mi blog juan, y ojala hubiera mas politicos como tu, recuerdo mucho tus enfrentamientos politicos en canal 7, que a pesar de estar en gobierno fueron muy plurales, y sabes cuando me dejaste impresionado, cuando le sacaste el ancho me parece que a aurelio pastor y le demostraste que sabias mas de la historia del apra que el. jejejej

visita mi blog gracias

Cayus Brutus dijo...

Bueno yo vi una donde Mauricio Mulder estaba que vociferaba en canal 7 junto a Pacheco y Barba Caballero y llegó Juan Sheput y los destrozó literalmente a los tres. Por eso, pienso, es que Canal 7 no invita a gente como Sheput. Llendo al tema, Cucho ya se quemó, está siendo un tontín al servicio de la tiranía garciísta, lo más penoso es que parece que lo hace por un sueldito.