domingo, 27 de enero de 2008

Mientras en Lima nos roban espacios públicos en Bogotá nace un nuevo espacio público cultural

Sin rejas, sin tickets para entrar y sin carteles psicosociales de "gracias por dejarnos trabajar" el Municipio de Bogotá y la Embajada de México han construído un hermoso Centro Cultural, el Gabriel García Márquez, en pleno centro antiguo de Bogotá, con un área construída que se acerca a los 10,000 metros cuadrados.
Tuve la suerte de estar allí durante las pasadas fiestas de Año Nuevo. Todavía no lo habían inaugurado pero estaba funcionando uno de sus ambientes estrella: la Librería del Fondo de Cultura Económica.
La verdad es que quedé impresionado. Diseñada en forma circular, es verdaderamente gigantesca. Ocupa cerca de 1,500 metros cuadrados perfectamente diseñados. Uno puede pasar allí horas, bebiendo café, hojeando libros y revistas, escuchando música selecta con auriculares si así se desea.
Ahora leo en El Tiempo de Bogotá que este hermosísimo Centro Cultural está próximo a inaugurarse. En Bogotá se vivirá una fiesta. México le regalará un espacio público, una zona cultural al añejo sector de La Candelaria. Siento una sana envidia y me pregunto ¿Cuándo se jodió Lima? ¿Quién ha hecho más daño? ¿Alberto Andrade o Luis Castañeda Lossio?. Sinceramente creo que este último. Lima ha caído en una red que nos atonta entre el silencio mediático (con excepción de Perú 21) y los psicosociales metropolitanos. Obras que no son amores sino estafas, pérdidas de espacios públicos que la gente acepta sin chistar, destrucción y remate de las playas de la Costa Verde (por lo cual algún sujeto dizque regidor algún día tendrá que ir a la cárcel), construcciones viales sin planificación, etcétera son las caracteríticas de una Lima que se niega a ser raptada por una pandilla que se siente capaz de hacer dinero gracias a la complicidad de la mayoría de medios de comunicación.
Mientras el desarrollo urbano es una razón de ser en la mayoría de alcaldías latinoamericanas, Lima es una mala fotocopia de Bogotá con el agravante de verse invadida por corruptas piletas que por la falta de denuncia la gente ingenua acepta pagar.

1 comentario:

Enrique dijo...

Lo de las playas de Barranco es un escándalo es bueno que lo toques porque no puede ser posible que la gente se perjudique por que van a poner un muelle para yates y donde antes había playas ahora hay horribles restaurantes como el huachafaso Rústica