miércoles, 27 de febrero de 2008

Remate de propiedades del Estado


El lobby chileno sigue imponiéndose. Hace un tiempo el ministro Hernán Garrido Lecca anunció la posibilidad de vender los terrenos donde se ubica la Presidencia del Consejo de Ministros en la av. 28 de Julio en Miraflores. Los trascendidos indicaban a una empresa chilena que está comprando terrenos por todo Lima imaginando que se encuentra en Santiago.
Parecería ahora que los propósitos chilenos ganaron una vez más. Se venderán las sedes de los Ministerios del Interior, Justicia, PCM, Educación y Energía y Minas.Los pobladores de San Isidro, Miraflores, San Borja deben prepararse pues para una invasión de edificios. No hay desarrollo urbano, solo ansias de hacer negocios, en manos de chilenos claro está.
¿Y el Congreso? ya lo dijimos, para efectos funcionales, es inexistente.
El argumento gubernamental es que se captarán 140 millones de dólares por la venta. Nada nos garantiza que se utilicen bien. Fujimori vendió 12,000 millones de dólares y se desaparecieron 9,000 millones, que hasta la fecha no se sabe "donde están".
El Estado no tiene sedes para el Conservatorio Nacional de Música ni para unidades de investigación y desarrollo. Pero eso no le importa a Alan García y sus asistentes. Lo que importa es vender. Cuenta para ello con el aplauso de la prensa, específicamente el diario El Comercio.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

que asco el antichilenismo patriotero y oportunista de usted, señor. Si quiere urbanismo, pues el encargado es su gobierno, no las empresas chilenas que tienen tanto derecho de invertir en su país, como tienen derecho 80.000 compatriotas suyos vivir en mi ciudad.

Juan Sheput dijo...

Señor Ignacio, en primer lugar no son 80 sino 120,000 los peruanos que viven en Chile, fenómeno similar pero en contrario al que sucedió aquí cuando entre los años 60 y 80 abundaban los ciudadanos sureños en Perú.
No estoy en contra de las inversiones extranjeras. Estoy en contra de la manipulación, del lobby, de las formas subdesarrolladas de hacer negocios. Un ejemplo emblematico: que el hombre más rico de Chile, Andrónico Luksic cabildee con un delincuente corrupto como Vladimiro Montesinos.
No pierda la calma señor Ignacio. Le hace daño a la salud.