sábado, 10 de mayo de 2008

Ica y la inversión chilena

Ica, la región en la cual se produce el 70% de nuestras agroexportaciones es el paraíso de la inversión agrícola chilena en nuestro país. Ica, que es considerada como una tierra privilegiada, una suerte de gigante invernadero a decir de los propios chilenos, alberga hoy gran cantidad de propietarios de dicha nacionalidad. A diferencia del mismo Chile donde hacerse de un pedazo de tierra por parte de un extranjero es imposible, nuestro país si lo cede en calidad de propiedad a quien sea. El peligro geopolítico es muy grande. Y como hemos sostenido en anteriores entradas la política en nuestro país es rehén del poder económico, y en ello la actuación del APRA es emblemática.
El artículo que leerán a continuación ha salido en la excelente revista chilena QuéPasa da cuenta de las inversiones sureñas en nuestro país. En esta oportunidad nos eximiremos de hacer comentarios:

El valle de oro de los chilenos en Perú

Dicen que fue José Luis Ibáñez junto al ingeniero agrónomo Juan Pablo Valdés quienes abrieron el apetito de inversionistas chilenos por los negocios agrícolas en el valle de Ica, a 300 kilómetros de Lima. El hermano de Pedro Ibáñez -quien lideró Frupac, una de las frutícolas más importantes de los '80, la que vendió en los '90 a Chiquita Enza- plantó parronales en la zona donde durante mucho tiempo se cultivó principalmente algodón y mangos.

Sin embargo, las óptimas condiciones para la agricultura -Ica es como un gran invernadero -, sumadas a la apertura a la inversión extranjera, gatillaron la reconversión de la tierra. El valle fue paulatinamente transformando su desértico paisaje en fundos y chacras modernas y se llenó rápidamente de cultivos de espárragos, uva de mesa, cítricos, pimentón, entre otros, volviéndose uno de los más importantes del cada vez más pujante país vecino.

Actualmente, en Ica se produce cerca del 70% de las exportaciones de productos agrícolas de Perú, los que son enviados a Europa, Asia y Norteamérica. Su crecimiento ha sido tal que incluso el escritor Mario Vargas Llosa lo destacó en un artículo publicado hace algunos meses en el diario El País de España.

"Estuve recorriendo algunos fundos en Ica y tuve la sensación de un Perú distinto, bien encaminado, dispuesto al fin a sacudirse las taras del subdesarrollo", escribió. El auge ha impulsado el que casi no haya cesantía. "Gracias a la agroexportación, Ica es probablemente el único departamento de Perú que goza de pleno empleo. Y en épocas de recolección y cosecha, los agricultores deben a veces contratar la mano de obra en lugares tan apartados como Ayacucho o Apurímac en los Andes", indicó Vargas Llosa.

El producto estrella del valle es el espárrago, que es el segundo cultivo más exportado de Perú, luego del café. En el 2005, se enviaron US$ 262 millones al extranjero, dejando atrás a grandes productores como España y Estados Unidos. "Aquí se pueden sacar 20 mil kilos de espárragos, mientras que Washington está en los seis mil y California en los siete mil", relata el presidente de la Asociación de Agricultores de Ica, Gino Gotuzzo.

Otro de los productos emblemáticos es la uva de mesa. Si en la temporada agrícola (octubre a marzo) de 1998-1999 las exportaciones llegaban a los 530 mil kilos, en la temporada 2006-2007 subieron a 30 millones de kilos, cerca de 60 veces más.

Uvas antes que Copiapó

Luego de Ibáñez varios chilenos se lanzaron a la conquista de Ica. Uno de ellos fue Eugenio Lira. Hace 10 años que llegó al valle. Actualmente comparte la propiedad de la empresa El Pedregal con socios locales. Esta es una de las más grandes de la zona y se dedica a la exportación de uva de mesa y de frutales.

"Los chilenos llegaron a Ica hace muchos años aprovechando la ventaja de que aquí la producción de uva sale antes. En el valle se puede cosechar uvas desde fines de octubre y principios de noviembre, justo cuando ya se acabó la uva del hemisferio norte y todavía no comienza la de Copiapó. Además, se logran brix (grado de azúcar) más altos, porque estamos en una posición geográfica mejor. Estamos dentro de la franja tropical del mundo donde la radiación solar es más intensa", comenta el asesor del Ministerio de Agricultura, Fausto Robles.

La anticipación con que Copiapó sacaba sus uvas era una de las grandes ventajas de los productores chilenos, ya que es una de las pocas zonas del mundo capaces de proveer de uva al hemisferio norte cuando allá terminaba su temporada.

Otro chileno que se instaló es el empresario Manuel Gandarillas. Dueño de la empresa El Sol de Copiapó, llegó hace siete años al valle, donde fundó Icasol, dedicada a la exportación de uva de mesa. Hoy es socio de Jaime Wong y antiguamente lo fue de Edgardo Wong, ex dueño de supermercados Wong, operación que fue vendida a Cencosud el año pasado. "Hace siete años partí con 15 hectáreas y hoy tengo 60 hectáreas de uva de mesa. Producir en Ica tiene ventajas interesantes. Un clima especial. No hay heladas. Aquí la producción sale antes y los costos son un poco más bajos. De hecho, la mano de obra es 45% más barata por hectárea que en Chile", reconoce.

Pero también hay otros cultivos que despiertan el interés de los chilenos. Una de las 10 principales empresas exportadoras de espárragos en Perú es la chilena Frusan, controlada por un grupo de agricultores locales. Ellos llegaron en 1988 a Perú motivados por las buenas condiciones climáticas. Partieron con 20 hectáreas y hoy tienen 422 repartidas entre el valle de Ica y la localidad de Huarmey. "Producimos cerca de un millón de cajas al año", cuenta un cercano a la operación.

Semillas y pasta de tomate

Otro que también está desde hace varios años es Víctor Pinto, quien se dedica a la producción de semillas. En Ica tiene la compañía Piga, nacida de un joint venture con Syngenta, multinacional del rubro agrícola. "Tenemos un convenio con ellos. Partimos en 1994 produciendo semillas de hortalizas y maiz. Hoy poseemos un predio de 35 hectáreas y arrendamos tierras en los alrededores para hortalizas como pimientos, tomates, melones y sandías. Ejecutamos servicios de producción, no salimos a vender semillas", comenta Pinto.

El empresario explica que "cuando no se puede sembrar en Chile, lo hacen en Ica o en otras localidades de Perú, lo que nos da la ventaja de producir todo el año".

En Ica también está la única productora de pasta de tomate del Perú. Se trata de Icatom, que es de propiedad de Iansa desde 1995. Mientras en el año 2000 la compañía tenía 200 hectáreas, hoy bordea las 1.000. "La facturación de Icatom ha tenido un crecimiento bastante relevante. En el año 2000 llegaba a los US$ 2 millones y a fines del año pasado alcanzó los US$ 14 millones. Este año esperamos cerrar en US$ 19 millones", comenta el gerente de administración de la compañía en Perú, Javier Ferrandis.

Icatom tiene su foco en Venezuela, Ecuador, Colombia y Bolivia. Sin embargo, también exporta espárragos congelados a Estados Unidos, España y Japón. "El valle de Ica es un ejemplo de modelo agroindustrial en Perú. De las 50 principales empresas agrícolas de Perú, 26 están en Ica", enfatiza el ejecutivo.

US$ 25 mil por hectárea

El valle de Ica tiene entre 30 mil a 35 mil hectáreas de terreno, las cuales en su mayoría ya están cultivadas. A pesar de no quedar más espacio para crecer, sigue siendo un lugar muy apetecido por los inversionistas, los que están dispuestos a pagar cifras considerables.

"Una hectárea puede costar entre US$ 15 mil a US$ 25 mil", reconoce Fausto Robles. Aunque se trata de un precio alto, lo compensan sus menores costos en mano de obra y fletes, añade un productor.

En Chile una hectárea para uva de mesa ubicada entre Vicuña y Copiapó, zona muy cotizada, se mueve en torno a los US$ 17 mil a US$ 30 mil. Para otros cultivos como la vid vinífera en un valle como el de Casablanca puede superar los US$ 100 mil.

Uno de los interesados en invertir es Jaime Prohens Villalón. El agricultor -que produce uva en la localidad de Palqui al interior de Ovalle- ha sondeado la zona para impulsar algún proyecto. Otro que también evalúa es Río Blanco, la principal exportadora de uva de mesa en Chile. Perteneciente a la familia Barros, la compañía abrió una oficina el 2007 en Perú con el fin de buscar campos para producir uva, cítricos, paltas y espárragos, que complementen las temporadas de cosecha del mercado local.

Luis Cariola es un asesor agrícola chileno muy reconocido en el valle de Ica. Explica que grandes empresarios nacionales los han contactado para invertir en Perú. "Los comercializadores chilenos se encuentran con bastante frecuencia con productos hortofrutícolas peruanos y con buenos comentarios sobre ellos. Como ya nos pasó con el espárrago, que Perú nos sacó del mercado, es que muchos inversionistas chilenos creen que hay que estar lo más cerca posible de este boom", comenta.

Entre los expertos en el negocio agroexportador, Ica también se ha convertido en el valle de oro. "Los empresarios peruanos que están en el rubro agrícola son muy educados e informados, sin embargo saben que están varios años atrasados respecto a nosotros. Ellos quieren partir desde el punto en que nos encontramos actualmente. Es por eso que invierten en asesorías", dice Cariola.

En Perú las asesorías internacionales se mueven entre los US$ 1.000 y US$ 2.000 por día más los gastos de traslado y permanencia. Ya hay consultores de distintas partes del mundo. "Me he topado con israelitas, norteamericanos y sudafricanos para la uva de mesa. Y holandeses, españoles, brasileros e italianos para otros cultivos", cuenta Cariola.

El único problema de Ica es la falta de agua, algo que las autoridades y los promotores de inversión consideran que podrá ser superado mediante obras de riego. "Se está consumiendo más agua de la que existe. Tras el resurgimiento del valle se pusieron en marcha todos los pozos profundos que existían. Los espárragos y la uva de mesa demandan mucha agua, entre 8.000 a 10.000 metros cúbicos por año", reconoce un productor local.

Gino Gotuzzo advierte que el valle no crece más por la escasez de agua. "Hoy todo se abastece gracias a agua de pozo y no tenemos agua constante en el año. Esto ha generado que mucha gente se vaya al norte, específicamente a Piura, donde sí la hay".

Según algunos inversionistas y consultores, hacia allá también están mirando los chilenos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ing. Sheput Ud. se podrá reservar su opinión o comentario pero yo si quiero indicar lo siguiente.
Una inmensa ventaja para los empresarios chilenos es que la mano de obra sea 45% más barata en el Perú, pero creo que la verdadera ventaja se la da el propio gobierno peruano.
Esto me hace recordar el comentario surgido de un chileno que decia que militarmente no era necesario llegar al Perú sino comprándolo.
Y acá señores no vale la definición de que los capitales no tienen nacionalidad.
Mucha razón tiene Humala cuando esboza su tesis nacionalista.
Acaso los peruanos tendremos que retroceder y constituirnos como parte del eje de Hugo Chávez para poder poner reparos a tanta inversión extranjera sobre todo a países que no son recíprocos en el tema.
No estamos en contra de la inversión y de la llegada de capitales,
cuando estos son estrategicamente validos y vienen a aportar y darle un trato justo y digno a sus trabajadores, pero la cosa es diferente cuando estos son fruto de negociaciones oscuras y favoritismos políticos.
ya la década pasada tuvimos bastante de eso por efectos de la privatización.

Juan Sheput dijo...

Estimado lector, mi posición de no comentar esta entrada obedece únicamente a mi intención que se lea el artículo sin ningún tipo de contaminación. Mi posición es pública y clara y de hace muchos años, en los cuáles venimos advirtiendo de la peligrosa intromisión chilena en nuestro país. Tenga la seguridad que una vez más se hará la exposición de nuestro punto de vista sobre tan peligroso tema.

Carlos QC dijo...

Muy interesante información. Los peruanos se están volviendo cada vez más dependientes de los ricos de otros países. Para prueba, es una pésima señal el enterarnos de la invasión empresarial chilena en Ica, gracias a un medio de comunicación chileno. Es acaso el silencio tambien comprado.

Los neoliberales no creen en restricciones de mercados, ni fronteras, ni principios, ni derechos, ni valores. Todo es válido por el dinero. Por eso el racista novelista de ultra-derecha Mario Vargas elogia el proceso extranjerizante en Ica. En esos valles, los agricultores peruanos son contratados como jornaleros -por día- ganando menos de lo justo, sin derechos laborales y siendo a veces estafados. Es decir están tan mal o peor en su propio país, que los inmigrantes mexicanos indocumentados en California. Por eso es peligroso el entregar los recursos de un país a los capitalistas, y peor a los extranjeros. Eso se está haciendo en Perú desde Fujimori, Toledo y ahora con García: no solamente en la agro-exportación, sino y sobretodo en la minería y los hidrocarburos.

Desde que se firmó el NAFTA (TLCAN) hace 14 años, la economía de México prosperó bastante - pero la pobreza de los mexicanos aumentó considerablemente. NAFTA benefició a los ricos mexicanos y sus socios gringos: hoy el 56% de las empresas mexicanas son propiedad de estadounidenses. Y son justamente esas corporaciones las que colocaron al actual presidente Felipe Calderón en el poder. Así de peligrosa es la influencia del capital extranjero, y no es casualidad que camuflados capitales chilenos promovieron las candidaturas de Lourdes Flores y Alan García en el 2006.

A ver peruanos, o defendemos los intereses de nuestro país y nuestra gente -aunque suene radical y nacionalista para los conservadores. O nos vamos a convertir en un país satélite globalizado. Mas radical es que los peruanos estén perdiendo la propiedad de su tierra a través de las "inversiones extranjeras" tan celebradas, y en un proceso silencioso que pocos medios comentan en Perú. A prepararse ahora con el TLC con EEUU, y abrir bien los ojos y oídos que de aquí a un tiempo, la amazonía de Perú sera propiedad foránea. En realidad los gobierno de Toledo y García ya alquilaron y vendieron el 70 por ciento de la selva peruana, por si no se han enterado aún. Algo que un día podría ser revertido si es que pronto hubiera un cambio de sistema de gobierno verdadero en nuestro país.

gonzalo dijo...

me parece tonto de lo que se habla en comentarios anteriores, de un ultraizquierdizmo puro, como se les puede ocurrir que empresas grandes, muy legales vengan aca a querer trabajar como trabajamos los peruanos osea a la criollada, estas empresas, en este caso las chilenas vienen logicamente con el firme proposito de ganar, pero a la vez ellos son muy respetuosos de las leyes, ademas piensen, ellos al invertir contratan peruanos porque les sale mas barato, porque el nivel de vida en chile es muy caro, ademas piensen que ellos tienen que pagar el IGV 19% de todo lo que compran y venden, asimismo a fin de año tienen que pagar el 30 % de Impto a la renta, asimismo 10% de utilidades,
asi que lo que hablan los demas es simple demagogia, pero no tienen bases ni fundamentos, quieren engañar a la gente que lamentablemente desconoce estos temas
amigos no se dejen engañar, la inversion es buena sea de chilenos, americanos, lo que seria malo es que ellos por culpa de estos izquierdistas, se vayan y dejan a ica sin empleo, diganme quien les va a dar empleo, estos izquierdistas, quizas en sus burocracias, para llenarse los bolsillos y dejar empresas publicas en rojos, eso es que les gusta a ellos y lo que buscan, como su hugo chavez, que para su suerte tiene petroleo y venden mas de 100,000 millones de dolares. pero aca no tenemos eso y olvidense de implantar sistemas que aqui no funcionarian, es otra realidad

Juan dijo...

Ing. Sheput, Soy Chileno de nacionalidad, he leido con mucha atención su artículo y los comentarios realizados por los lectores, me parece bastante bien que se realicen este tipo de Blog´s.
Por otra parte, yo como ingeniero agrónomo, con ánimo de unión fraternal, le digo que lejos de una "intromisión Chilena" y "una invasión de la inversión Chilena", le digo que simplemente, esto es lo que llamamos en Chile y el mundo "libre mercado" en el cual cada quien es libre de comprar y vender, lo que se le venga en gana, siempre y cuando esto sea legal y no se realice en desmedro de terceros.
Yo en su situación estaría agradecido de la inversión Chilena, puesto que ha disminuido la cesantía a cifras nunca antes vistas en Perú, gracias a ello la gente ahora tiene el pan y sustento para sus hogares.
"Dios bendiga a Chile y a sus empresarios, que dan trabajo al pueblo de Perú".