jueves, 15 de mayo de 2008

De Genaro Ledesma a Alan García

Don Genaro Ledesma Izquieta, presidente del FOCEP, es un legendario político peruano. Durante su plena vigencia fue caricaturizado por los humoristas de la época por su vocación por las soluciones simplistas, algunas las cuáles caían en el ridículo. Controlar el hambre con el sembrío de árboles frutales, programas sociales insostenibles del tipo sierra exportadora, eran algunos de los planteamientos idealistas pero fuera de la realidad que hacía Don Genaro Ledesma. Ello le valió el sobrenombre de "Geranio", sobrenombre que contribuirá a su inmortalización así como sucedió con su perro "Chumbeque".
Escuchar a Alan García en el discurso que ofreció durante la inauguración de la II Cumbre Empresarial ALC-UE me recordó a Genaro Ledesma. Los planteamientos del presidente García son en verdad cómicos por no decir ridículos. Quedará para la antología de la ignorancia ambiental su planteamiento de solución a la falta de agua y al deshielo de los glaciares.
El presidente García, palabras más, palabras menos, se burló de aquellos que nos preocupamos del deshielo de los glaciares de los Andes. El presidente García cree que el deshielo sólo causará falta de agua, la cual, en su lógica simplista se puede reemplazar por la desalinización de nuestro gigantesco océano, proceso qué, según él, cada vez cuesta menos.
El presidente García ignora que el deshielo no sólo secará los ríos, que a su vez dejarán a los valles sin agua para regar sino que alterará todo el ecosistema. El presidente desprecia a los campesinos de los Andes que no tendrán agua para regar y que jamás llegará a ellos como producto de la desalinización. La misma desalinización contaminará aun más nuestro ecosistema produciendo masivos deshielos. El presidente ignora que nuestro país tiene suficiente agua que se desperdicia en los meses de verano tanto en la cuenca del Pacífico como del Atlántico. En fin el presidente ignora muchas cosas. O será que las sabe pero igual, con total falta de respeto por los peruanos, fabrica su demagogia.
El pensamiento Alan García es un peligro para el país. La verdad cada vez me convenzo mas que el Mal Peor era él.

5 comentarios:

luis nestares dijo...

Solo quiero precisar que con respecto a la desalinización del agua de mar, ya Modesto Montoya en una entrevista del programa Agenda Cultural del canal del estado se a pronunciado al respecto, e incluso ha esbozado una hipótesis bien fundamentada de como se puede conseguir el preciado liquido, más aún en su intervención hace una seria advertencia de lo grave que resultaría optar por la desalinización del agua de mar.
http://www.modestomontoya.org/curriculum/CVresumido.htm

LUIS NESTARES dijo...

En un comentario anterior mencioné al cientifico peruano Modesto Montoya y su magnifica tesis para evitar la carencia de agua y la contaminación del medio ambiente, con el permiso del autor quiero compàrtir con todos Uds. el artículo que adjunto y que encontarán en la pagina
www.cienciaperu.org.

La cordillera andina es una esponja que puede ser la solución a la escasez de agua
A los países costeros desérticos, sin cordilleras ni lluvias, para abastecerse de agua potable, sólo le queda el camino de la desalinización del agua de mar. El Perú, con grandes cordilleras y abundantes lluvias estacionales, tiene alternativas menos costosas, una de las cuales consiste en construir galerías de agua.
Tenerife (Islas Canarias) se abastece de agua proveniente de más de mil galerías construidas en sus colinas, las que son de origen volcánico, lo que permite un acuífero fisurado, el que se recarga con las lluvias estacionales. Contrario a lo que sucede con las desalinizadores de agua de mar, las galerías de agua no requieren de un mantenimiento costoso ni consumen energía.
En el Perú, cuando se hace una mina, lo primero que se tiene es agua, lo que resulta un problema para el trabajo minero. Por ejemplo, las minas de Casapalca se inundaban tanto que debió construirse una galería de drenaje, el llamado túnel Graton, el que entrega 5 metros cúbicos de agua por segundo, que es lo que entrega el Rímac en periodo de estiaje.
En Covire, en la región de Tacna, se construyó un túnel para transvasar agua de la cuenca del río Maure a la Costa de Tacna. El caudal resultó el triple del esperado. Ello creó desequilibrios hidrológicos en el Antiplano.
Las otras alternativas son la de las presas. En Choclococha, se tiene una presa unos 200 millones de metros cúbicos para usarlos en estiaje, 2 veces al año, en las que se libera 20 metros cúbicos por segundo. El problema es que, aguas abajo, en el canal de la Chirana, llegan sólo 7 metros cúbicos por segundo. Se pierde más del 50 % en procesos naturales, como los de filtración o evaporación. En sistemas similares de represamiento y abastecimiento debe perderse cantidades equivalentes, pero no se ha hecho las mediciones correspondientes.
Si el agua es apropiada para el consumo, lo ideal sería transportarla, a través de una tubería, directamente a los lugares de demanda. De lo contrario tendría que verterse a un río que termina contaminado por lo que, para hacerla potable, sería necesaria una planta de tratamiento. Para el caso de las aguas del Rímac, extremadamente contaminado, el procesamiento de la Atarjea resulta costoso.
El túnel Kingsmill, construido para drenar las minas Morococha, entregan aguas al río Mauli. Hace algunos, investigadores de la Universidad Nacional de Ingeniería, haciendo mediciones en el río Mauli, detectaron abruptos aumentos de arsénico, generados seguramente en procesos mineros.
Si se toman las previsiones apropiadas, el Perú no tendrá muchos problemas de agua causados por el calentamiento global. La cordillera andina es una suerte de esponja que retiene el agua de las lluvias, las que pueden ser liberadas a través de túneles en lugares escogidos después de serios estudios hidrogeológicos.
El Instituto Nacional Minero Geológico y Metalúrgico (Ingemmet), un equipo dirigido por Flucker Peña y Víctor Vargas y Mauro Sánchez (foto de la izquierda), entre los integrantes, ha realizado dichos estudios para las cuencas de Tacna, Ica y Jequetepeque. Faltan muchos estudios más, como por ejemplo el de la cuenca del Chillón, el que puede servir para brindar agua a la parte norte de Lima.
Algunos proponen la solución de la desalinización del agua del mar. Esta solución implica una dependencia permanente de productos tecnológicos

extranjeros, costos de mantenimiento y un consumo permanente de energía, que de usarse combustible fósil sería contaminante.
La solución de la escasez de agua en la costa peruana es a la cordillera de los Andes como una esponja de agua que se llena en la estación de agua para extraerla y transportarla a Lima, eventualmente por tuberías, para no perder agua en el camino y, sobre todo, evitar la contaminación.
Pero para ello, debe apoyarse las investigaciones hidrogeológicas de los institutos de investigación, las que daría la información necesaria para la toma de decisiones apropiadas en la solución de la escasez de agua.
Modesto Montoya

Juan Sheput dijo...

Estimado Lucho sobre Modesto ya hicimos una entrada se llama: Un físico con alma de ingeniero
y trata sobre la desalinización. De todas maneras muy agradecido por tu contribución.

LUIS NESTARES dijo...

Efectivamente estimado Juan ya en una anterior entrada habías mencionado a nuestro gran físico peruano Modesto Montoya.
Mi pequeña contribución se enfoca básicamente en resaltar su teoría que está mas vigente que nunca, dada la naturaleza de tu artículo me pareció muy valido indicar el contenido la pagina y saber más de el, como contribución a quienes aún no han tenido oportunidad de conocer ésta información.
Conocedor de tu vocación docente democrática y plural es que me he permitido ingresar en tu blog por lo que te reitero mi agradecimiento y espero que sigas en la misma ruta de aporte.

Anónimo dijo...

La exposición de Alan García efectivamente ha sido pobre y medciocre.